"Todas las personas por naturaleza de­sean saber".

Más de dos milenios y tres centurias des­pués, creo que es válido seguir afirmando que Aristóteles, autor de la frase, tenía razón.

Consideremos por ejemplo, desde los tiempos del filósofo griego, el aporte al saber en las Cien­cias Natu­ra­les. En ellas, la obser­va­ción, la experimentación y la teoría se interconectan y se nu­tren una a otra. Los descubrimien­tos siguen sin pausa, y no es concebible imagi­nar que ce­sen.

Con confianza en la afirmación del filó­sofo, la pro­pues­ta de estas pági­nas te invi­ta a la obser­vación de la Natu­ra­leza en nuestras cos­tas mari­nas, brin­dando como guía diver­sos ejemplos y conceptos para que hagas tus des­cubrimien­tos.

Ahora bien, de primera impresión, ¿en quienes centramos más nues­tra atención al recorrer las costas patagónicas y fuegui­nas?

Las ballenas y los pingüi­nos, se cuentan sin duda entre quienes mayor incentivo despiertan en nuestra curio­sidad y sensi­bi­lidad.
El contacto con una ballena franca es estremecedor y no se olvi­da. Se podría decir, todas las personas por naturaleza somos sensi­bles

SEGUNDA EDICIÓN – REEDICIÓN 2010
128 paginas - 190 gramos.

PATAGONIA - Las leyes entre las Costas y el Mar
$220,00
Cantidad
PATAGONIA - Las leyes entre las Costas y el Mar $220,00

Conocé nuestras opciones de envío

"Todas las personas por naturaleza de­sean saber".

Más de dos milenios y tres centurias des­pués, creo que es válido seguir afirmando que Aristóteles, autor de la frase, tenía razón.

Consideremos por ejemplo, desde los tiempos del filósofo griego, el aporte al saber en las Cien­cias Natu­ra­les. En ellas, la obser­va­ción, la experimentación y la teoría se interconectan y se nu­tren una a otra. Los descubrimien­tos siguen sin pausa, y no es concebible imagi­nar que ce­sen.

Con confianza en la afirmación del filó­sofo, la pro­pues­ta de estas pági­nas te invi­ta a la obser­vación de la Natu­ra­leza en nuestras cos­tas mari­nas, brin­dando como guía diver­sos ejemplos y conceptos para que hagas tus des­cubrimien­tos.

Ahora bien, de primera impresión, ¿en quienes centramos más nues­tra atención al recorrer las costas patagónicas y fuegui­nas?

Las ballenas y los pingüi­nos, se cuentan sin duda entre quienes mayor incentivo despiertan en nuestra curio­sidad y sensi­bi­lidad.
El contacto con una ballena franca es estremecedor y no se olvi­da. Se podría decir, todas las personas por naturaleza somos sensi­bles

SEGUNDA EDICIÓN – REEDICIÓN 2010
128 paginas - 190 gramos.